Publicidad Cerrar X

Suscribite a nuestro Newsletter

Recibí la selección semanal de Pulso Urbano

No, gracias

musica, noticias

David Gilmour: “Ya no queda lugar en mi vida para Pink Floyd”

davidgilmour

Hace un par de años, David Gilmour y Nick Mason, de Pink Floyd, desenterraron cerca de veinte horas de grabaciones instrumentales que habían grabado con Rick Wright durante las sesiones de Division Bell en 1993. Sorprendidos ante la calidad de lo que se encontraron, decidieron retomar el material, y grabar nuevas partes de batería y guitarra sobre las ya existentes. “Mientras avanzábamos en este proceso, nuestra mente se centraba en el hecho de que Rick no volvería”, dice Davi Gilmour. “Nunca tendremos otra oportunidad de tocar con él. Este es su último momento grabado con Pink Floyd. Es muy triste”.

El resultado final de esta labor es The Endless River, un álbum de Pink Floyd mayormente instrumental que llegará al mercado el próximo 10 de noviembre. Hablamos con Gilmour acerca del álbum, de por qué Roger Waters no forma parte de él, y de por qué significa el final de pink Floyd, o de cuáles son sus planes para el futuro en solitario.

¿Qué te hizo decidir volver a ese material después de tanto tiempo?

Han pasado 20 años desde The Division Bell. Durante un par de años, hemos estado revisando aquello que, por una razón u otra, no llegó a entrar en el álbum. Parecía un buen momento para revisar lo que teníamos y reunirlo. Nos emocionamos y alegramos mucho con el material que encontramos. Había cosas que apenas recordábamos haber grabado.

Originalmente veías The Division Bell como un álbum doble, ¿no es cierto?

Hubo cierta discusión acerca de eso, pero ésta no es exactamente la otra mitad de The Division Bell. Esto va por separado. Cuando comenzamos aquel álbum, Rick, Nick y yo nos tomamos mucho tiempo para volver a conocernos musicalmente. No habíamos tocado juntos en mucho tiempo. Nuestros álbumes tendían a comenzar con una o dos personas componiendo una canción y después todo el grupo trabajaría en ella. Esta fue una forma mucho más orgánica de comenzar un nuevo trabajo. Imagino que se podría decir que nos sentimos atraídos por la forma en que las cosas se hacían antes, cuando hicimos The Division Bell.

¿En qué estado se encontraban estas canciones cuando las desenterraste?

Era una amplia paleta de cosas. Muchas de ellas, particularmente desde las primeras dos semanas, consistían en grabaciones en las que improvisábamos en el estudio Britannia Row de Nick. Ni siquiera teníamos una multipista. Yo tenía micrófonos en la mesa de control y un reproductor en la otra habitación. Si algo sonaba remotamente interesante, simplemente pulsaba la tecla de grabar. Podías añadirle elementos después, pero no podías editar ni grabar lo que tenías.

Escuchando el álbum me di cuenta de lo crucial que era Rick en el sonido de la banda.

Absolutamente. Roger y yo siempre hemos hecho tanto ruido, tanto en las grabaciones como en la prensa, que Rick tiende a pasar ligeramente desapercibido. Pero es igual de indispensable que ningún otro. Crea un paisaje sonoro completo en todo lo que hacemos. Eso es algo que no puedes reproducir en ningún otro sitio. Nadie más lo hace como él.

¿Consideraste en algún momento añadir voz a alguna de las canciones, además de a la última?

Creo que pensamos que cada canción era tan buena que se quedaría tal cual. La letra de Polly realmente hablaba acerca de algo de la banda, sobretodo en cuanto a Rick y a mí. Nosotros hablamos mejor con nuestros instrumentos musicales. Pensamos que sería una forma genial de terminar el álbum, haciendo esa declaración y sin añadir letras al resto de canciones. Podrán decirnos que deberíamos haber puesto a una o dos canciones, pero realmente me gusta del modo en el que está.

Todas las canciones conjuntan a la perfección, y realmente parece una declaración final cohesiva.

Exacto. Está diciendo adiós a todo. No soy yo diciendo adiós. Yo aún sigo por aquí. Sacaré un disco en solitario el año que viene, con suerte. Yo no estoy preparado para decir adiós de forma permanente.

Algunos de los temas suenan como si hubieran sido compuestos cerca de la época de Dark side of the moon o Echoes.

De cierta forma creo que es más cercano al Pink Floyd de los 60. Aquellas piezas salieron de Rick, Nick y yo improvisando juntos. Puedes escuchar los ecos del Pink Floyd de los 60 en este disco.

Solo tenías 48 años y acababas de terminar la gira más grande de todos los tiempos. Mucha gente en tu lugar se habría sentido tentada a seguir haciéndolo, pero obviamente tú no te sentías de la misma forma.

Hacernos más grandes era algo de lo que yo me estaba alejando. He hecho esas giras. He disfrutado de esas giras, me han encantado. Pero para mí, todo aquello se estaba convirtiendo en algo más grande de lo que habría querido. No estaba disfrutando del tamaño de ello, la falta de conexión con la gente que está muy muy lejos de ti. Me moría de ganas de tocar en sitios más pequeños tocar frente a personas a las que puedas ver. Quería ver a cada uno de los asistentes, más o menos. Sentía que eso era algo que podía lograr mucho más si tocaba en solitario que si tocaba como Pink Floyd.

Has dicho que este es el último álbum de Pink Floyd. ¿Estás seguro de eso?

No veo que pudiera ser de otra forma. Ya hemos revisado todo lo que teníamos. Todo lo que tuviera valor, está ahí dentro. Intentar hacerlo de nuevo, significaría usar segundos materiales revisados. Éstos no son lo suficientemente buenos para mí. Así que creo que puedo decir con confianza que no ocurrirá. Obviamente, en ese caso, no habrá más conciertos de Pink Floyd. Sin Rick, es obviamente imposible.

¿Estarías abierto a un concierto benéfico o algo en el futuro en el que tocarías una o dos canciones con él?

No descartaría nada. Todo lo que te he dicho acerca de este tema es, por supuesto, mi opinión en este momento concreto de mi vida. Todo podría cambiar, pero creo que la probabilidad de que fuera algo más que un concierto benéfico o algo así es muy, muy remota.

Dices que todo podría cambiar, pero pareces bastante decidido acerca de que éste sea el final de Pink Floyd. 

Simplemente imagino cómo sería, y de solo pensarlo me entran sudores fríos. Soy más viejo ahora. Estoy disfrutando mucho de mi vida. Estoy disfrutando mucho de la música que estoy componiendo, y ya no queda lugar para Pink Floyd.

Compartir esta entrada:
David Gilmour: “Ya no queda lugar en mi vida para Pink Floyd” Reviewed by on 29/12/2014 .

“Soy más viejo ahora. Estoy disfrutando mucho de mi vida. Estoy disfrutando mucho de la música que estoy componiendo.”

×