X
<

Suscribite a nuestro Newsletter

Recibí la selección semanal de Pulso Urbano

No, gracias

Extremo, sports

El arte de volar

volar

Desde el principio de los tiempos, el hombre soñó con volar. La simple observación de las aves surcando el cielo despertaba tal ambición. Pero no fue hasta recién comenzado el siglo IX -cuando a prueba y error y con básicos conocimientos de aerodinámica- que los primeros aeroplanos lograron volar con éxito y así el hombre poder navegar ese vasto océano de aire llamado cielo.

Casi en paralelo a tales avances y principalmente en el campo de la aviación militar, se desarrolló un dispositivo de seguridad llamado “paracaídas”. Su función básica era la de retrasar la caída, para el improbable caso de que un experimentado piloto, por motivo de mal función de su aeroplano, tuviese que abandonar el mismo.

Con el paso de los años, fueron muchos los avances técnicos y aplicaciones exclusivos al área militar donde el paracaídas mantuvo un papel relevante, siendo el lanzamiento de tropas aerotransportadas o material bélico su principal utilidad.

Fue a finales de los años sesenta que el paracaidismo, como actividad deportiva, comenzó a desarrollar diversas disciplinas tanto en caída libre como en la performance del vuelo de velamen. De la mano de verdaderos pioneros que predecían en este un inmenso potencial recreativo, el deporte fue evolucionando en todos sus aspectos año tras año.

Compartir esta entrada:
El arte de volar Reviewed by on 12/12/2014 .

Desde el principio de los tiempos, el hombre soñó con volar. La simple observación de las aves surcando el cielo despertaba tal ambición. Pero no fue hasta recién comenzado el siglo IX -cuando a prueba y error y con básicos conocimientos de aerodinámica- que los primeros aeroplanos lograron volar con éxito y así el hombre

×